Foto 1

LUZ SORPRENDE A TRABAJADORES EN LA ZONA RURAL CONOCIDA COMO “LA ENSENADA”

TESTIMONIO: A la 03:00 hs (madrugada) del 25 de Mayo de 1995, en una zona conocida tradicionalmente como “la Ensenada”, establecimiento perteneciente a GIUGGIA-Bossa-Galli. El campamento de maquinistas está al pie de un viejo molino, en el extremo sur del lote A uno 100 metros al Norte de las casillas hay un pequeño monte que el otoño se encargó de dejar con pocas hojas. Cuando se nubla, las plantas se ven de un color gris ceniza. Esa noche el cielo estaba cerrado. Los nubarrones se encargaban de que a noche fuera totalmente oscura. La densidad de la atmósfera era elevada, la niebla era ya una fina llovizna.
Oscar Alonso, un nativo de Las Perdices de 46 años- que usa una gorra medio cruzada que le tapa prácticamente el ojo izquierdo- sale a las 03:30 del día miércoles 25 de mayo a orinar. Sobre el monte ve un haz de luz blanca “como un fluorescente”, nos explicó mientras encendía un armado.
Alonso se extraña por la posición de la luz. Entonces trata de alumbrarlo con la linterna En ese momento el haz de luz se desplaza desde su posición original (se lo veía atrás del monte) hasta quedar encima de la casilla.
Alonso dice que la noche se volvió de día, que la luz era tan potente que prácticamente no se podía observar ninguna forma. Lo primero que hace es llamar a Oscar Moya, también oriundo de las Perdices. Cuando Moya se asoma de la casilla lo primero que le dice es que es “un plato volador” y sin perder un segundo hace levantar al resto de los ocupantes de las casillas. Fernando Torres (el patrón de la cuadrilla, 39 años), Sergio Acevedo, Delfor Vieira, Gustavo Romero y Juan Carlos Frías. Todos originariamente de Las Perdices. Cuando están todos afuera, el extraño fenómeno se había retirado nuevamente y el monte permitía ver tan sólo el haz de luz similar a un tubo fluorescente. Alonso busca la luz con la linterna y nuevamente el objeto luminoso se desplaza hasta quedar encima de las casillas. Así, estas siete personas se ven sorprendidas por el extraño círculo de luz. Aseguran que apareció con una rapidez impresionante sobre el monte hasta iluminarlos “como si fuera de día”, bien encima de sus cabezas. En ese momento, cuando estuvo quieto, hicieron lo imposible para dejar registrados en sus memorias al Objeto.
Calculan que estaba a unos 150-200 metros de sus cabezas, que su diámetro era de unos 40 metros, que en su centro había luces fijas, y encerrándolas en un círculo, entre 13 y 16 luces intermitentes. Estas luces exteriores profundizaban el borde negro de un círculo recortado sobre los nubarrones de la noche. Y nuevamente el objeto se retiró, las luces giraron, se acostó en el cielo y se esfumó como una luz, hacia el norte.
Desde que Oscar Alonso salió de la casilla hasta su desaparición pasaron no más de dos minutos. El susto, la perplejidad, lo extraño del fenómeno físico y su repentina aparición no dejaron espacio para seguir montando guardia en la noche. Una vez dentro de las casillas, las conjeturas ganaron la charla. Dicen que no pudieron volver a pegar los ojos el resto de la noche.

RELATO DE LOS TESTIGOS:

Foto 3

ALONSO: Cuando salí, vi una claridad, unas luces ¿no cierto?, que daban vueltas. Miré y vi las luces de Ucacha, pensé que era un reflector…bah, empecé a pensar de todo pero lo que menos pensé fue en un “plato volador”. Y después empezó a venirse. Empezaron acá arriba a dar vueltas las luces. Arriba mío, arriba donde estábamos parados, esto me extrañó y lo llame a aquél (Oscar Moya). Me metí adentro de la casilla. Lo llame. Le digo “vení a ver qué es lo que es”-“qué hay, qué hay” (dice Oscar Moya). Qué le voy a decir lo que hay si no sabía lo que era. Vino él y me dice -¿qué es?...Mira allá, le dije y él no veía nada.
MOYA: Se veía una luz blanca, ¡pero si aquí no hay nada!, le digo. Me dice… ¡allá, allá! Y hace señas con la linterna y empezó a aparecer el “coso ese”.
ALONSO: a dónde me dice Moya, entonces le hago señas con la linterna y se viene de nuevo para arriba.
MOYA: Era verídico.
TORRES: Mira, era así. Si yo te voy a explicar. Te lo dibujo acá (con la zapatilla alisa la tierra). Mira, esto es redondo, se veían todas las luces así, chicas por fuera, y acá adentro tenía otra luz. Esta no se apagaba nunca. Y las de afuera daban vueltas continuamente. Era como si a veces recargara energía, es lo que imagino yo. Cuando el “tipo” empezaba a girar fuerte vos no contabas bien las luces. Y cuando mermaba la velocidad era como que empezaban a hacer así (abre y cierra las manos) las luces de afuera.
ALONSO: Acá arriba se veía claro.
TORRES. El ancho lo calculamos en 40 metros.
ACEVEDO: Abajo estaba como de día.
MOYA: Todo quedó iluminado.
ALONSO: Yo cuando lo vi estuvo como dos minutos. Yo no me asusté la primera vez porque nunca pensé qué es lo que podría ser. Uno anduvo toda la vida por el campo y nunca ha visto nada. Resulta que cuando lo llamé a aquél (Moya) me dice que es “un plato volador” entonces me asusté yo también.
TORRES. Nosotros decíamos 150-200 metros más o menos (en referencia a la altura de la luz) para colmo ese miércoles hubo viento sur entonces todo estaba nublado, si parecía que llovía. A las luces vos las veías como si estuvieran metidas en las nubes, y se veía cerca. Y el círculo negro se notaba de primera, se veía bien. Era una luz chica en el medio y después las otras de afuera que eran las que daban vueltas. Esto es lo que vimos.
ALONSO: Cuando decía él que se veía como una nube era como si fuera un fluorescente. Cuando yo lo alumbraba era como si tomara otra posición. Entonces ahí se empezaban a ver las luces. Y cuando vino arriba nuestro se veía bien. Las dos veces que prendí la linterna se vinieron. Por hacerle una broma al rengo, digo, ¡bah! Los voy a llamar para que vengan esos. Se veía así contra el monte (hace una seña indicando que la “luz” estaba detrás del monte.) Como a 150 metros. Hago así con la linterna (apuntando a la –luz.) y al segundo estaba aquí arriba. No quedó nadie. Cuando subí a la casilla miro para atrás y se fue con una velocidad…desaparece hacia el Norte.


Foto 3

TORRES: Se perdió en el monte. Nosotros a las casillas las teníamos atrás del monte. El “tipo” cuando picaba para allá (hacia el Norte) las plantas son tan altas que no se alcanzaba a ver más. Entonces cuando aparecía, aparecía de golpe. Bien arriba del monte estaba.
ALONSO: Prácticamente nadie decía nada. Eso no se puede apreciar mucho.
Era la claridad y no se podía ver el formato de arriba para ver qué era. Y no hacía ningún ruido, porque no se escuchaba nada. Qué avión- qué helicóptero. Ningún ruido, nada más que las luces.
TORRES: Yo estuve preguntando por las luces de la confitería y no llegan a 18 km.
ALONSO: Eso no era un haz de luz que iba de abajo hacia arriba. Cualquier luz, que a mí me digan lo que quieran, se ve el haz de luz derecho.
TORRES: Vinieron y me dijeron que era la luz de la confi. Ma que luz de la confi les digo, qué va a tener 40-50 metros de ancho y que se vea acá y encima parezca de día.
ALONSO: Esa misma noche en Río Cuarto se habían observado algo relacionado a los Ovnis.
TORRES: Ferrero, un maquinista de Hernando, también lo vio. Ferrero estaba en Ucacha al Noroeste. Cuando yo les comento a los negros de la YPF se cagaron de risa. Pero como a los dos días vienen y me dicen que otros maquinistas se pegaron una cagada bárbara. Yo no sé, uno dice “plato volador”- Ovni (objeto volador no identificado). Pero por el formato era bien redondo.
ALONSO: De lejos parecía un haz de luz, un fluorescente, señaló con la linterna y se viene.
TORRES: Yo ya había visto uno una vez. Cruce marcha atrás una ruta que si viene un camión me pisa. En las Perdices había visto uno. Hay algunos que no creen cuando vos les contás. Son cosas que hay que verlas. Vos no podes decir un plato volador, por eso son objetos voladores no identificados. Aviones- helicópteros, descarta todo. Luces de la confi, descarta. Cazadores, descarta. Qué cazador va a tener un reflector que ilumine de arriba hacia abajo.
ALONSO: Yo he trabajado noches enteras haciendo turno en los tractores, pero semanas y semanas, meses, todo el verano. Y nunca vi nada, así, nunca jamás en mi vida he visto algo. Yo me crie en el campo solo, desde niño anduve en el campo. He visto caer meteoritos, que le llaman estrellas otros. Cuando cayó, largo un haz de luz, como si hubiera largado un chisporroteo, con mi Señora hemos visto esto.
TORRES: Esto es algo que no lo podes contar muy mucho porque los negros, la mayoría, se te canta de risa. Vos analiza, dicen que buscan las lagunas. Nosotros después nos quedamos hablando: ¿será porque acá hay lagunas?, ¿será por eso?... anda a saber.
ALONSO: En ese momento uno no reacciona y no se queda a ver, esto es algo que no combina con nada. A parte se han visto toda la vida y no de ahora, sino hace 3.000 o 4.000 años antes de Cristo que se ven estas cosas. Yo pienso que una persona lo ve una vez, no creo que lo vea 2 0 3 veces. El otro día, unos vagos en Las Perdices me dicen ¿así que viste platos voladores?. Yo plato voladores he visto miles, les dije, he visto enlozados y las veces que me tuve que agachar porque venía uno buscando mi cabeza (Alonso ríe). Esos son platos voladores les dije, y existen. Pero esto otro no sequé es.
ACEVEDO: La mayoría de los negros cuando vos contás dicen “estaban todos mamados”.
ALONSO: Los tipos que a mí me dijeron algo, que se largaron a reír, esto o el otro, los conozco como la palma de mi mano. Son uno más ignorante que el otro, no han leído el Paturuzú en su vida. Entonces a esos tipos vos dejalos que se rían. En serio, son ignorantes. Yo he hablado con tipos que más o menos tienen idea, que leen mucho, y saben mucho, y me han dicho, sí puede ser.
ACEVEDO: Lo curioso es que cuando se iban, vos los alumbraba con la linterna y volvía los “ñatos”.
ALONSO: Lo que pasa es que cuando todo el mundo ve eso, lo primero que haces te asustas. Pero si uno tratara de mirarlos bien o decir “a ver, ustedes qué son, Marcianos “, vengan, vamos a ver qué pasa. Sabes quién hace eso. Lo primero que haces es disparar, si uno se quedara se podría apreciar mejor. Hay que ser muy frío.
ACEVEDO: A esa hora todos se levantaban al baño, ahora no se levanta más ninguno...
TORRES: Se cortó el baño de noche, a la mañana es cuestión de buscar campo nomás.

El siguiente informe, es la crónica comentada del Caso, que involucra a un ovni oscuro, con luces perimetrales y una fuente central inferior, que proyecta un muy intenso haz de luz hacia abajo.
Los Testigos son siete trabajadores rurales del sur cordobés, habitantes, por entonces, de un campamento de casillas rodantes, junto a los cuales estaban también, las máquinas agrícolas que operaban.

METEOROLOGÍA:

La primera quincena de Mayo, transcurrió en plena sequía, con temperaturas elevadas (máx. de 29 y 31 °C). Empezaban a insinuarse algo tardíamente, ingresos de aire más fríos, desde el Sur, que llegaron en la segunda quincena.
El día 24 corrió viento sur, lo cual produjo descenso de temperatura (min. 7°C) y nublado. El día 25, se mantuvo fresco y algo húmedo, sin lluvias. Hacia la noche, con el natural descenso térmico, se generó niebla alta (apenas afectando la superficie) y estrato cúmulos bajos, cubriendo el cielo.

GEOGRAFÍA:

La Zona se centra a unos 18 km al s.so. De Ucacha (Departamento. Juárez Célman, Pedanía Chucúl)

Foto 4

Consistiendo en el distante pie de monte serrano, materializado por suaves lomadas con desniveles máximos de unos 10 m, siendo una cuenca semi cerrada, en donde se extingue el cauce del Arroyo Chucúl…

Foto 5

Por entonces de muy bajo caudal, que forma una cadena de lagunillas de 1x2 y 1x3. La más cercana a ella ( a ocho km del campamento) es la laguna la Felipa.

Foto 6

La flora está constituida por pastos y matorrales aislados, debido a la intensa explotación agrícola, existen dispersos bosquecillos de monte silvestre y frecuentemente, de eucaliptus plantados para refugio

Foto 7
Laguna La Felipa.

Foto 8

En el sector no hay población y las más cercanas se hallan a cinco km. Conformadas con casas dispersas.
El lugar del campamento, es el lindero sur del campo, junto a un cruce de caminos rurales, cerca de un bosquecillo de altos eucaliptus (a 50 m al N.E.) y frente al campamento, un alambrado con tranqueras, un brete con rampa para cargar animales, un molino y un tanque.

EL SUCESO:

Siete trabajadores duermen en varias casillas, uno de ellos, como es habitual, sale a orinar, con una linterna a las 03:30 hs. Observa detrás del bosquecillo (quizá a 200 m) en posición elevada, una luz que asocia a un “tubo fluorescente”; pensando en que serían las luces de Ucacha, o un reflector… queda distendido pero curioso., por un par de minutos, a observarla. Por hacer algo, enciende su linterna en esa dirección y el objeto aéreo en un segundo, estuvo casi sobre el campamento, debido a la intensa luz que irradia, apenas puede ver las casillas y sorprendido, vuelve a la suya, para despertar a uno de sus compañeros.
En el ínterin, el Objeto vuelve a su posición original, dejando todo a oscuras. Al salir los dos trabajadores, el nuevo testigo no ve en primera instancia al Objeto (que está alejado atrás del bosquecillo) y el primer testigo debe hacerle notar su presencia. Llaman a los restantes compañeros, quienes salen.
Vuelve a apuntar la linterna hacia el Objeto, por si reacciona como antes, y efectivamente, vuelve en un segundo a colocarse en el mismo sitio, casi encima del campamento, con un ángulo (desde el horizonte) de unos 50°, iluminando intensamente el lugar. Estimaron entre 150-200 m su altura.
Se produce el espanto de la mayoría, quienes se introducen nuevamente en las casillas, los que lo hicieron con mayor resistencia, observaron algunos detalles más del objeto, que luego de 2-3 minutos, se alejó raudamente hacia el N.N.E. perdiéndose tras el bosquecillo.

EL OBJETO:

Era de perfil circular, oscuro, recortado en el cielo nuboso grisáceo, tenía en su periferia, entre 13 y 16 fuentes luminosas menores, que giraban: cuando lo hacían rápidamente, casi se fundían en su luz, cuando giraban lentamente, se veían titilar o pulsar.
Poseía una fuente de luz blanca, central e inferior, extremadamente intensa y permanente, que producía un haz de luz hacia abajo, responsable de la iluminación del terreno.
No emitía sonido audible, estaba fijo y tendría un diámetro de 40 metros. Las luces menores y el objeto mismo, estaban rodeado de la niebla, pero no dificultaba su visión.

OTROS AVISTAMIENTOS:

Se tuvo conocimiento que un trabajador rural ubicado como a 30 km al Norte del campamento, también observó un ovni esa noche.
Luego se supo de otros testigos, que no pudieron identificarse y que sintieron temor ante el fenómeno.

CASUÍSTICA:

  • 14 de Mayo:

    Pilcaniyeu- Río Negro- Avistamiento de ovni y huella.

  • 14 de Mayo:

    Provincia de Córdoba- Un ovni sigue a un avión.

  • 24 y 25 de Mayo:

    Paraje El Trapal- ruta 51- Sierra de La Ventana- Buenos Aires – Huellas de ovni.

  • 28 de Mayo:

    Ruta 47- cerca de Altamira – Buenos Aires- un Ovni.

  • El caso se ubica en la “rama descendente” de la gran Oleada 1994-1995.


    COMPORTAMIENTO DE ALGUNOS DE LOS TESTIGOS:

    Todos son sencilla Gente de campo, la mayoría, con muy poca o ninguna información sobre el tema, uno de ellos con una probable observación de ovni, hace años.
    El testigo Alonso, el primero en observar el objeto, no atinó a calificar lo que estaba viendo, cuando alguien le sugirió durante la observación de que sería un “plato volador”, sintió temor.
    Para salir de dudas, después hizo algunas averiguaciones, preguntó en la Discoteca de Ucacha si sus reflectores tenían un alcance de 18 km, le contestaron negativamente.
    Además él indica que los reflectores trazan un haz desde tierra, y el objeto lo trazaba desde las alturas y que además, era un objeto de gran diámetro, situado encima de ellos.
    Dice que se asustó, lo cual afectó su observación, sostiene que alguien debería tener la suficiente valentía de quedarse y enfrentar al fenómeno y saber “qué son”, “a ver qué pasa”.
    Esa noche nadie más durmió, las noches siguientes, los trabajadores cambiaron su conducta de salir de las casillas a esas horas.

    RESÚMEN DE ACCIÓN DEL OBJETO:

  • Se oculta tras un bosque pequeño.
  • Reacciona a las señas de la linterna (dos veces).
  • Se sitúa sobre los testigos (dos veces).
  • Se aleja cuando el testigo ingresa a la casilla (dos veces).
  • Orienta el haz de luz hacia los testigos.
  • CARACTERÍSTICAS DEL OBJETO:

  • Cuerpo poco o nada iluminado por las fuentes de luz.
  • Perfil circular.
  • Luces perimetrales (móviles).
  • Luz central, formando haz.
  • Velocidad muy elevada.
  • Detención y arranque bruscos.
  • Silencioso.
  • Es un caso sólido y paradigmático, ocurrido en un área recurrente. Contribuye a su solidez, el hecho de haber (por lo menos) siete testigos. Las acciones y características del objeto, son típicas. El área lacunar hace pensar en una posible relación con un presumible interés del fenómeno por lo biológico, (en particular por ambientes hídricos).


    UFO ZONA CALIENTE AGRADECE A INVESTIGADORES-COLEGAS-CORRESPONSALES-COLABORADORES Y CONOCIDOS- LA VALIOSA COLABORACIÓN PARA PODER AMPLIAR NUESTRAS INVESTIGACIONES, SEA APORTANDO MATERIAL ESCRITO-FOTOS O VIDEOS, MUCHAS GRACIAS A TODOS.
    LIC. ÁNGEL ALBERTO DÍAZ- SOSA MIGUEL ÁNGEL