EL día viernes 2 de Mayo de 1975, el piloto Carlos Antonio de los Santos Montiel despegó rumbo a Zihuatanejo, en el estado de Guerrero, dejando en el complejo industrial “Lázaro Cárdena”, ciudad siderúrgica situada en el estado de Michoacán, a dos ingenieros que allí se dirigían. Desde ese punto continuó hasta su destino, la ciudad de Zihuatanejo, realizando el vuelo a una altitud de 4.200m.
Una vez hecho el viaje y ya disponiéndose a emprender el de vuelta a Ciudad de México, se apercibió de que le sería imposible llegar antes de anochecer no estando su avioneta preparada para el vuelo nocturno, por lo que decidió dormir en la ciudad y regresar a primera hora a la capital. Cenó a las 20, retirándose a dormir seguidamente.
Al día siguiente, 3 de Mayo, reinaba el mal tiempo con bancos de nubes y bruma, circunstancia que le impediría realizar el vuelo mediante instrumentos y pasar por la vertical de la Radio-Baliza de Tequesquitengo para seguir hasta México D.F.
Despegó a las 10:30 (sin desayunar) tomo la Aero vía G-3 “Zihuatanejo-Tequesquitengo” bajo la indicación del ADF-vuelo mediante instrumentos. Su plan indicaba ascender hasta 4.050m pero como consecuencia del mal tiempo se le permitió ascender hasta 4.350m con el fin de evitar las nubes, hallando a esa altura cielo completamente despejado con algunas nubes blancas.
Cambió su rumbo, descendió y al no localizar visualmente la laguna volvió la vista al frente y sintió que algo estaba junto a él sobre el ala derecha. Giró y vio un objeto con la forma de dos platos unidos por su parte cóncava, con una pequeña cúpula en la que se apreciaba una ventanilla y sobre la que había una pequeña antena. Se volvió hacia la izquierda y pudo observar un objeto de las mismas características que se hallaba en la misma posición sobre el ala izquierda (como a unos 20 centímetros sobre ella y a una distancia de 1 metro y medio de la cabina del piloto)
Estaba petrificado- declaró Carlos Antonio-después vi que un tercer objeto se precipitaba sobre el parabrisas, pero se dirigió a la panza del fuselaje, dándome la sensación que pegaba allí, oí un ruido extraño, algo me había golpeado…me percaté que me empezaban a elevar, ya no tenía el control del avión; traté de balancear el aparato para golpear con el ala al objeto que tenía a mi izquierda, pero los controles no obedecían.
Quise sacar el tren de aterrizaje pero no respondía… no podía hablar, empecé a llorar, no sabía qué hacer.
Carlos Antonio se puso momentos después en comunicación con el control de centro México y, de acuerdo con el contenido de la cinta en que se graban todas las conversaciones entre torres de control y los aviones en vuelo, el diálogo se desarrolló de la siguiente manera:

Video: Avión - Encuentro con OVNI México

MANIOBRA DE ACERCAMIENTO AL AEROPUERTO:

Una vez recuperado el control sobre los mandos, comenzó la operación de destrabar el tren de aterrizaje, pasando ocho veces sobre la torre de control lugar desde donde mediante prismáticos observaban cualquier progreso en esta maniobra. Después de alrededor de 40 minutos de sobrevolar el aeropuerto y habiendo por fin logrado destrabar el tren de aterrizaje mediante el sistema de emergencia, ayudado con un destornillador que uso a modo de palanca, pudo tocar tierra a las 13:34 en una franja de hierba situada entre la pista a la derecha y 5 a la izquierda donde lo esperaban los bomberos y una ambulancia que, afortunadamente no tuvieron que intervenir.
De ahí fue conducido a la clínica de “Comunicaciones” del mismo aeropuerto- Benito Juárez- donde le fue practicado un completo examen médico debido a que creyeron que venía ebrio o drogado.
El examen fue llevado a cabo por el Dr. Ernesto Gómez Literas del cual salió satisfactoriamente.

SE ESTABLECE CONTACTO ENTRE EL PILOTO Y EL C.E.I:

El día 6 de Mayo, después de prestar declaración ante la comandancia del Aeropuerto, Carlos Antonio, su tío Ignacio Silva de la Mora, nos dirigimos hacia el hangar donde se hallaba la avioneta “Piper”, en el trayecto que efectuamos en automóvil por el interior del aeropuerto, el Señor Silva de la Mora comento que Carlos Antonio bajó de la avioneta por su propio medio, comportándose normalmente, hablaba claro y cordial.
Llegados al Hangar, pudimos comprobar que la avioneta era una “Piper” –PA-24-, matriculada XB-XAU- equipada con un solo motor y prevista para tres plazas más el piloto.
Comenta…llevaba una brújula que acerqué a las alas y tren de aterrizaje, pero no hubo ninguna distorsión o desorientación que evidenciase estar magnetizada, aunque si la hubo pudo desaparecer durante los cuatros días transcurridos entre el suceso y el momento del examen.
En la parte baja del fuselaje, justo bajo del asiento del piloto, observé una pequeña abolladura, señalándosela a Carlos Antonio, quien me dijo no haberla visto antes del vuelo, pero que habiendo mencionado este detalle su Padre, le responde que era vieja.
En el Aeropuerto el tema del día era el suceso de “Carlos Antonio” , ya que las autoridades aeronáuticas habían asentado este hecho como auténtico, ante el cúmulo de evidencias aportadas.

LOS OBJETOS:

Foto 2: MEXICO

Su forma era la de dos platos unidos por su parte cóncava como ha quedado establecido, en la parte superior sobresalía una pequeña cúpula y sobre ella algo que le recordaba como una pequeña antena. Su color era gris opaco- un gris rata- no tenía ninguna luz de posición, tobera, ni ningún detalle apreciable.

EL TESTIGO

Foto 2: MEXICO

Carlos Antonio de los Santos Montiel, era un joven de 23 años de edad que llevaba dos años como piloto, habiendo acumulado un total de 370 horas. Ha cursado estudios en varias escuelas de aeronavegación y tiene el título de piloto comercial y privado con número de licencia 3704, contando además con un total de 85 horas de simulador de vuelo.
La avioneta que piloteaba era propiedad de la compañía”PELLETIER S.A.”Dedicada al estudio y análisis del agua, Carlos Antonio prestaba servicios como piloto de esta compañía. Su Padre era jefe de mecánicos de la compañía Mexicana de aviación. Su tío inspector aeronáutico.
Carlos Antonio no fuma ni bebe, y preguntado sobre si tenía costumbre de leer libros de ciencia ficción o relacionados con el tema Ovni, responde negativamente.

EXAMEN MEDICO:

Al día siguiente, 7 de Mayo, el Capitán Augusto Ramírez Altamirano, jefe de la primera región e inspección aérea de la Dirección de Aeronáutica, comunican que le serán practicados a Carlos Antonio una serie de exámenes de medicina general, siquiatría, neurología, etc. Para tratar de determinar si el testigo vio los tres ovnis que evolucionaron a su alrededor. Agregó además, que el piloto había volado a más de 10.000 pies, y debido que a partir de esa altura empieza a disminuir el porcentaje de oxígeno, el piloto podría haber sufrido hipoxia(falta de oxígeno en la sangre) y que esto le produjo estas alucinaciones, ya que la avioneta no tenía equipo de oxígeno.
“No hay modo de corroborar la presencia de estos Ovnis” declaró el Capitán Ramírez, ya que no fueron captados por radares.
Esa misma tarde se le practicaron una serie de test que reflejarían fielmente su estado Síquico y Fisiológico.
Concluido el examen realizado por el Dr. Luis Amezcua Gonzales…declaró –debido a que el piloto no ingirió alimentos en un lapso de 16 horas y que voló a más de 10.000 pies, eso provocó una “hipoglucemia” falta de azúcar en la sangre que combinada con la hipoxia produjo los espejismos del piloto.
No convencido por estos resultados, procede a consultar a la Sta. María Consuelo Esquival, enfermera, jefa del hospital La Raza, dependiente del instituto Mexicano del Seguro Social. Explica:” Para que una HIPOGLUCEMIA llegue a tal grado para producir alucinaciones, junto con la falta de oxígeno, la Hipoglucemia, ante todo debería tener más horas, incluso 1 ó 2 días. Por otra parte, teniendo en cuenta que el examen a que fue sometido el piloto por el Dr. Gómez a los pocos minutos del aterrizaje, el resultado fue positivo en todos los aspectos, es difícil que hayan sido éstas las causas de una alucinación tan exacta en lo que respecta a la descripción y movimiento de los objetos en el cielo (Carlos Antonio fue por sus propios medios al examen médico y llevó a la avioneta hasta lugar de estacionamiento sin mostrar reacciones anormales).
Agregó la Enfermera: según leí en la prensa, él ya había volado a esas alturas y su organismo pudo irse adaptando después de dos años de volar.
Esta declaración daba más interés al caso, ya que los exámenes de los dos médicos, se contradecían, siendo la opinión de esta enfermera totalmente imparcial y sin interés alguno en el caso.

DECLARACIÓN DEL TECNICO RADARISTA:

El Ingeniero Enrique Méndez, director de la R.A.M.S.A(Radio aeronáutica Mexicana)dijo que se había detectado un “ECO” en la misma dirección y al mismo tiempo que el piloto denunciaba la presencia de los Objetos.
En una entrevista que mantuvo con él, le comentó- además de lo que el piloto informó, en el momento preciso en que dijo que se alejaban los objetos detectó un ECO en el radar a 26 km al SE del Aeropuerto, que llevaba rumbo E. Dio un gran giro de 270 grados en un radio de 7,4 km a una velocidad aproximada de 883km/h, alejándose hacia la zona de los volcanes Popocatépetl e Iztaccihualt, recorrido idéntico al reportado por Carlos Antonio
Entonces ¿fue producido el eco por algo sólido, donde reboto la señal?
Sí, así es.
Entonces ¿hubo un objeto extraño- el técnico sonríe y dice…Bueno… lo que nosotros sabemos es eso, cuando el piloto dice que se están alejando se detectó un eco, nada más.

CONCLUSION:

  • Se trató desde un primer momento desprestigiar al testigo, al suceso y las demás personas que acreditan su veracidad.
  • Todas aquellas Personas con las que puede entrar en contacto relacionadas con el caso dejaron bien claro que ellos no podían aceptar la presencia de los Ovnis; solo emitían su explicación de los hechos de acuerdo a sus conocimientos y puntos de vista.
  • Carlos Antonio es una persona seria y sin ningún interés publicitario.
  • Prestaba sus servicios como piloto de una compañía y su familia está conectada con la aeronáutica.
  • La franqueza y sencillez con que relata su experiencia lo hace una persona de alta credibilidad.
  • La hipótesis de la hipoxia junto con la hipoglucemia pierde valor y se cae, ante la detección en el radar, simultáneamente al que piloto notificaba.
  • Los análisis se efectuaron bajo el mayor rigor para encontrar “cualquier anomalía” y sólo se les ocurrió “la hipoxia-hipoglucemia”.
  • Es lógico que el primer Objeto que el piloto observara fuera el situado a su lado derecho, ya que al parecer fue el primero que se acercó cuando él estaba observando por el lado izquierdo con el fin de localizar la laguna mencionada.
  • El ECO del radar sólo detectó el desplazamiento de los objetos que momentos antes se hallaban sobre las alas, desconociendo el desplazamiento restante. Es posible que este objeto, que estuvo situado bajo el fuselaje, abandonara esta posición antes de que la avioneta entrara en la zona de detección por radar.
  • Los controles no oscilaron y Carlos Antonio no recuerda si hubo distorsión o desorientación de la brújula a bordo.
  • Los objetos tuvieron que acercarse aproximadamente a 20 cm para magnetizar los alerones y bloquear el tren de aterrizaje.

  • Una vez más estamos ante un incidente de máxima extrañeza que quieren desprestigiar.


    UFO ZONA CALIENTE AGRADECE A INVESTIGADORES-COLEGAS-CORRESPONSALES-COLABORADORES Y CONOCIDOS- LA VALIOSA COLABORACIÓN PARA PODER AMPLIAR NUESTRAS INVESTIGACIONES, SEA APORTANDO MATERIAL ESCRITO-FOTOS O VIDEOS, MUCHAS GRACIAS A TODOS.

    LIC.ÁNGEL ALBERTO DÍAZ- SOSA MIGUEL ÁNGEL