OLEADAS OVNI

LA VERDAD

A pesar que el fenómeno ovni registra apariciones en todo el planeta, existen períodos de tiempo en los cuales se produce una verdadera invasión en países y regiones determinadas, sin dejar de manifestarse aunque aisladamente, en el resto. Estos ciclos de apariciones reciben la denominación de “oleadas”, siendo la primera tenida en cuenta la acaecida en Estados Unidos en 1947.

En la República Argentina se registraron varias de estas oleadas, siendo la materializada en 1950 como la primera de ellas, y la de 1965 quizá la más importante de las desarrolladas en nuestro país. En el año 1978 fue el de la otra de esas incursiones masivas, y si bien es cierto que durante todo el año se registró en Argentina una gran actividad en materia de casos ovni, existen tres meses, Agosto-Septiembre y Octubre, en que la oleada alcanzó su mayor nivel o pico.

LA ACTIVIDAD DEL FENÓMENO

En Marzo de 1998 a raíz del notable incremento de la actividad del Fenómeno Ovni, del 1993 / 1996, se elaboro un estudio en el que se establecían constancias morfológicas en las “curvas representativas”, se describía la topología de las mismas y se señalaban ciertos cambios cuali-cuantitavivos en el desarrollo de la actividad.

Se remarcaba que a partir de 1967-1968 comenzaba a contarse con un mínimo de información para procesar estadísticamente (aún con niveles apreciables de error).

Merced al propio correr del tiempo, hoy se ha reunido una información sobre la actividad Ovni, que permite nuevas revisiones teóricas. Indudablemente, la actividad fue lentamente creciendo desde fines de la década del ’30, más allá de un inicio bien notable. A su vez, el mayor conocimiento ovnilógico, permitía diferenciar mejor al fenómeno y últimamente, montar cada vez mejores canales de búsqueda de información.

Esto ha hecho que el “umbral de ruido” de la información, haya ido deprimiéndose, permitiendo tomar conocimiento de los niveles más bajo de la actividad, con lo cual se posibilita la mejor comprensión del desarrollo total de la actividad.

Hacia los años 50, se conocían las Oleadas más notables (España y Francia, 1952- USA y España, 1954. España 1957.etc.) Pero se carecía en absoluto, de un panorama de actividad.

En la década del 70 ya se conocía la mundialidad del desarrollo del Fenómeno, en forma de Oleada (Las Oleadas Ovni Argentinas); estableciéndose las oleadas más destacadas.

La gran oleada 1967-1969 y sus análisis, permitió conocer nuevos aspectos, si bien limitados a sólo una (oleada ovni 1968).

Hacia la década del 90 comenzaban a estudiarse los “ciclos repetitivos” de la actividad; (los ciclos en la actividad del fenómeno Ovni).

Últimamente, los tres agrupamientos de “pulsos” de actividad, de alto nivel (1993-1995; 1995-1996; 1998-1999) incluyendo dos de media-baja identidad (1997-2000) permitieron revisar todo el registro de actividad (desde 1955 ya que antes es muy fragmentario) obteniéndose novedoso e interesantes aspectos.

TOPOLOGÍA DE LOS AGRUPAMIENTOS DE PULSOS

Está claro que el desarrollo de la actividad se manifiesta como pulsos de entre 1 y 3 meses de extensión y que los mismos se agrupan cada tiempo, produciéndose los agrupamientos que se han llamado Oleadas.

Entre los agrupamientos, suelen verificarse lapsos de 1 a 4 meses, de muy baja actividad, que se disimula en el “umbral de ruido” de la información. También, muchos pequeños “picos” de 2 o 3 casos, son frecuentemente enmascarados por el umbral.

Agrupamientos de pulsos de 2 y 3 casos, ocurridos antes de 1965, eran imposibles de interpretar e incluso, pulsos mayores, con 4 o 5 casos, antes de 1978 eran difícilmente comprendidos.

Desde hace algunos años se ha revelado una topología en la estructura de cada agrupamiento., con elementos de significativa constancia: los picos precursores (p p) (o antecedentes), al inicio, con la siguiente presencia: 1 pulso, 34%/ 2 pulsos, 52 %/ 3 pulsos, 14 %.

Le sigue el pico principal (p p) siempre muy evidente (aún en forma relativa) y muy ligado a él, ubicado a continuación, el pico descendiente (p d) de notable menor cuantía. Este representa los siguientes valores de presencia: 1 pico, 82,7 %/ 2 picos, 3,4 %/ ausencia, 10,3 %.

Los picos de amortiguación (p a) en sucesión decreciente: 1 pico, 17,2 %/ 2 picos, 38,0 %/ 3 picos, 31,0%, / ausencia, 13,8 %. En general. La envolvente del agrupamiento, configura una forma de “diente de sierra”.

En ocasiones se observa lo que se interpreta como la generación de agrupamientos en una extensión temporal reducida, ocasionando la alteración de esa estructura típica, desapareciendo picos precursores o picos de amortiguación: ej; agrupamientos 1972-1973-1974, ausencia de picos de amortiguación en la primera. En 1992-1993/ 1993-1994-1995, en 1997/ 1998-1999, ausencia de picos de amortiguación en la primera. 1993-1994-1995 /1995-1996 ausencia de pico precursor en la primera y la segunda.

MODOS DEL PICO PRINCIPAL

Como ya se había expresado en el estudio anterior (1994) se advierte que el pico principal adquiere tres posibles ubicaciones relativas, con diversos grados de incidencia. Modo temprano (M T) en la primera mitad de la extensión del agrupamiento, 73,9 % / Modo medio (M. M), 17,4 % y en Modo tardío (M T), 13,0 % en la segunda mitad del agrupamiento.

En el registro total de la actividad, el MT aparece en distribución uniforme, el MM, preferentemente ubicado en la primera mitad y el MT, en el final del registro.

RECURRENCIA MENSUAL DEL PICO PRINCIPAL

En el registro total, se advierte con marcad claridad, que el Pico (p p) se manifiesta preferentemente en Agosto (20,7%) y secundariamente en Octubre-Enero (17,2 %), además, de otras preferencias menores.

Se señala la recurrencia secundaria, por el mes de Julio, en contra de anteriores evidencias.

La distribución respecto al total del registro, es moderadamente clara: Agosto- en casi todo el registro; Octubre, en primera mitad antes de 1980 y Enero, en todo el registro.

PERÍODO DEL PICO PRINCIPAL (P P)

La recurrencia temporal con que se presentan los P.P, sucesivamente, es decir el “período”, en el registro total es de 19,7 meses. Los valores se dispersan modernamente, siendo sus extremos: mínimo 12 meses y máximos 25 meses (1º valores, de los 29, están en el próximo entorno del promedio).

EXTENSIÓN TEMPORAL DE LOS AGRUPAMIENTOS DE PULSOS (OLEADAS)

Los valores de la duración del agrupamiento, presentan una moderada dispersión. La Media Aritmética (promedio) es: 18,27 meses, con un máximo de 31 meses y el mínimo, 7 meses.

La Desviación Media es: o, o24, que indica una fuerte coherencia de valores, más allá de ese máximo y mínimo.

PERÍODO DEL CENTRO TEMPORAL DEL AGRUPAMIENTO

Otra forma de medir períodos de de ocurrencia, es referirlo (no ya a los p p) sino al punto medio-o de simetría- de la extensión temporal del agrupamiento.

Considerando el período total existente, se obtiene, Media Aritmética: 18,64 meses, existiendo Máximos de 25 y 28 meses y mínimo: de 12 y 14 meses.

La dispersión de valores es moderada, indicando su gran coherencia. Ambos períodos son muy similares (18-27 y 18-64 meses) lo que habla de una apreciable regularidad en los emplazamientos de los PP y de la extensión de los agrupamientos.

POBLACIÓN DE LOS AGRUPAMIENTOS DE PULSOS (OLEADAS)

Otro parámetro de la actividad Ovni es la cantidad de casos afectados al Agrupamiento. El registro cuenta con 1644 casos, depurado lo máximo posible con criterios válidos, en particular, desafectando de las “observaciones masivas” y “ovnis nebulares blancos-anulares”, considerados identificados.

AGRUPAMIENTOS OLEADAS
CLASIFICACIÓN CASOS (CANT.) REGISTRO OLEADAS 29,01%
GRANDES + 85 60,39 24,1
MEDIANAS 85-55 7,50 6,9
CHICAS 55-25 11,86 31,O
MUY CHICAS -25 20,8 37,9

¿Las Oleadas grandes se reparten en el registro, notándose una falta a comienzos (antes de 1964) y una recurrencia hacia el final (después de 1993).

Las medianas, de llamativa baja incidencia (7,50 %) se localizan en la primera mitad (hasta 1975).

as chicas, se reparten significativamente, en todo el registro, excepto, muy al comienzo (antes 1963).

Las muy chicas, con relativa importante incidencia, se ubican en todo el registro, con, con cierta recurrencia al principio (antes de 1960). Probable evidencia de un inicio gradual, más allá de una relativa falta de denunciantes.

LA ACTIVIDAD SOLAR Y EL FENÓMENO OVNI

Esto es un aspecto tratado en la bibliografía de Investigación, que en el desarrollo de la Ovnilogía ocupó alternativamente, sitios destacados, con factor de la actividad y también, de baja consideración (las oleadas Argentinas, 1978).

Como aconteció con otros parámetros y factores, esto ocurrió y aún seguirá ocurriendo (en otras proporciones) debido a la aún escasa información. Sin embargo, a raíz de los nuevos aportes citados al principio, vuelve a resurgir (tozudamente) como factor atenuante de la actividad.

Se observa lo siguiente: los ciclos del sol activo (período- 11meses) son evitados por las grandes Oleadas y cuando éstas ocurren en su proximidad, p/ej. el agrupamiento 1967-1968-1969, que se ubica inmediatamente antes del máximo solar 1969-1970, entonces la segunda mitad del agrupamiento aparece “deformado” con ausencia de picos.

Un caso similar se verifica con el agrupamiento 1978-1979, inmediatamente anterior al máximo solar 1979-1980.

Y en el agrupamiento 2000, poco antes del máximo solar 2001-2002, todo el conjunto está deprimido, como reducido de escala, conservando su aspecto topológico.

Aún más, la mayoría de las oleadas grandes, todas las medianas y la mayoría de las chicas y muy chicas, no coinciden con Máximos solares. En cambio, con los mínimos solares, no se observan correlaciones.

DISCUSIÓN DE AGUNOS ASPECTOS SIGNIFICATIVOS

  • Se han advertido pocas pero representativas situaciones, en que dos agrupamientos de pulsos (oleadas) se afectan entre sí; como que el advenimiento prematuro de un segundo agrupamiento, condiciona al inmediato anterior, o mejor, que el desarrollo de un agrupamiento inmediato, lo condicionará.

    Una curiosa situación en la cual el fenómeno se afecta a sí mismo.

  • La preponderancia del Modo Temprano (MT) en la ubicación del PP, contribuye junto a la rápida escalada de los picos precursores y el gradual decaimiento de los picos de amortiguación, a la concreción de la forma de diente de sierras del agrupamiento (la forma citada, presenta un rápido incremento inicial-agudo- y luego un gradual descenso).
  • Las oleadas muy chicas presentan cierta alternancia con las chicas; esto se hace más evidente entre 1963-1993, particularmente, entre 1980 y 19993. (Otra evidencia del carácter pulsante).
  • Resurge la correlación inversa con la actividad solar, a mayor actividad solar, menor manifestación del fenómeno ovni.
  • De más está señalar que las tremendas convulsiones de nuestra estrella, genera toda clase de situaciones, procesos y efectos, visto así, no debería extrañar una correlación con el fenómeno; ahora bien, por qué la relación inversa?

    El viento solar, partículas, núcleos atómicos a alta velocidad, se suman a radiación de amplio espectro, inciden en la tierra y en su entorno, la Magnetósfera y la Atmósfera, deformándolas, soplándolas, un verdadero caos. Por suerte, estamos a salvo de lo peor, debido particularmente a la Magnetósfera que obra de escudo o moderador (aunque no de eficiencia total).

    El panorama es complejo; muchas de las correlaciones con fenómenos y efectos terrestres son “inversas” y otras tantas, “directas” y general bastante bien comprendidos.

    La complejidad se advierte por ej. En que la flora y fauna sufren alteraciones en su desarrollo, el clima se torna extremo y poco predecible; la ionósfera se agita… El ser Humano entra por cierto, entra en las alteraciones del rubro “fauna”, faltando mucho aún entender de los efectos somáticos generados y casi todos los orden Sico-parasicológicos. A caso, el fenómeno Ovni por estar vinculado al espacio exterior (cosmos) es susceptible a la actividad solar.

    En definitiva, tenemos aún escasos conocimientos útiles para desentrañar las correlaciones sol-ovni.

    En general, cuando esos hornos atómicos-las estrellas- se agitan, sus entornos se agitan también, recibiendo agresiones, que dependiendo del grado, destruyen y degradan, para en ocasiones, permitir nuevas construcciones.

    Por cierto,, vida, abstenerse, ya que es tan débil que desaparece en el primer intento.

    SERÁ ESTA LA PISTA QUE NOS LLEVA AL FENÓMENO OVNI?

    Surge la evidencia de una actividad prácticamente continua del fenómeno ovni, sólo que modula en forma de “grandes pulsos”- los agrupamientos- de diversa intensidad, pero gran constancia estructural y fáctica. Esto lleva agua para el molino de los científicos ortodoxos (en particular de la astronomía) que sostienen la casi imposibilidad de que civilizaciones crucen el cosmos para venir al planeta tierra, menos con alguna frecuencia, claro que ellos no contemplan la posibilidad de estructuras cósmicas-dimensiones- que permiten otro tipo de viajes.

    CONCLUSIONES

  • La actividad Ovni es prácticamente continua en “nuestro entorno”, pero con la característica manifestación pulsante (agrupamientos de pulsos u oleadas) de variada intensidad. Por ello es atinado hablar de Fenómeno Extrahumano y no, extraterrestre.
  • El fenómeno se muestra en su actividad, de gran constancia y entidad.
  • Surge evidentemente un período de ocurrencia de agrupamiento de pulsos, Oleada de 1,64 años.
  • Consideramos como evento, las oleadas mayoritarias de la clase “muy chicas”, siguiendo de cerca las “chicas” y distantes; las “grandes” y “medianas”.
  • Curiosamente, las distribuciones de casos por clase de oleada y la cantidad de clases de oleada, que estarían en total relación inversa (lo que sería lógico, pocas oleadas grandes, pero que tienen muchos casos), pero llamativamente, la categoría “mediana” rompe la tendencia en las distribuciones. Es como si el fenómeno se manifestara polarizado en grandes y chicas, con predominio de estas últimas.
  • Es significativa la alternancia entre oleadas “muy chicas” y “chicas”.
  • La ocurrencia de alteraciones en la estructura (topología) de la segunda mitad de un agrupamiento de pulso (oleada) suele preanunciar el advenimiento adelantado, del siguiente agrupamiento.
  • La actividad solar tiende a aparecer en relación inversa con la actividad ovni.
  • SEGUNDA PARTE

    ANÁLISIS DE LA CURVA DE ACTIVIDAD OVNI

    INTRODUCCIÓN

    Se ha trabajado sobre un registro de avistamientos depurado, que desde 1956 se posee para servir a estudios Estadísticos y que a partir de 1962 presentan mayor cantidad de avistamientos, al incorporarse paulatinamente mejores procesos de capacitación de información.

    Anteriores análisis del desarrollo de la actividad Ovni (1) priorizaron la forma de la curva, ahora ante el desarrollo ocurrido entre 2001 y 2005-2006, por el cual se hacen evidentes elementos topológicos (picos) de cierta constancia en la curva anual, se procede a realizar un análisis centrado en el período anual. Es decir, en el primer caso la forma de la curva se supone típica (picos: precursores-principal-descendente-y de amortiguación) y su duración variable, en el segundo caso la forma de la curva se supone con cierta variabilidad y su duración constante (1 año).

    CARACTERÍSTICAS TOPOLÓGICAS OBSERVADAS EN LA CURVA

    En el 50 % de los casos se evidencia un desarrollo en 4 picos anuales del tipo:

  • Presentan una frecuencia (manifestación) de entre 44% y 74% consideradas “significativas”. El pico de JUNIO no fue considerado por tener una frecuencia de 26% no “significativa”.
  • En el año ocupan los meses de DICIEMBRE- ENERO-FEBRERO (1° pico); MARZO-ABRIL-MAYO (2° pico); JULIO-AGOSTO-SEPTIEMBRE (3° pico) y SEPTIEMBRE-OCTUBRE-NOVIEMBRE (4° pico), cubriendo totalmente al mes central y parcialmente a los adyacentes.
  • De las mayores agrupaciones de pulsos de actividad, coinciden con el pico más frecuente (3°pico, AGOSTO) el 71,4 % (valor significativo), están los picos principales 1965-1968-1978-1985 y 1994. Esta coincidencia no es completa, los picos exceden al 3° pico en ubicación pre y post-pico, siempre lo afectan.
  • Sólo los picos principales 1986 y 2002 (de mutilación animal) no se correlacionan con el 3° pico.2002 lo hace parcialmente, con el pico de JUNIO (no considerado por su poca significación).
  • Generalmente las curvas presentan gran variabilidad en la cantidad de casos, sólo fueron pocos variadas las de; 1960-1964-1972-1976-1977-1983-1984 y 1987, representando el 16% (valor muy poco significativo).
  • La característica anterior hace que la envolvente de la curva (su aspecto macro) no tenga por ej. Un ascenso suave y descenso abrupto (diente de sierra) o ascensos bruscos y descensos suaves (exponencial).
  • En cambio sí, se ha observado que la envolvente de las curvas de los años; 2002-2003-2004-2005-2006 en conjunto, tenga forma de un “dilatado diente de sierra, lo cual es significativo”.
  • Aún siendo una observación única, es posible señalar que este diente de sierra se correlaciona con el ala descendente 2002-2007 de la curva de actividad solar 1998-2007, lo que estaría significando una relación directa entre actividad solar y actividad ovni, en contradicción con anteriores observaciones (indicativas de una relación inversa).
  • En arreglo con esta nueva forma de analizar la curva de actividad Ovni (la del presente estudio) se desprende de las grandes oleadas, presentan un período de ocurrencia de entre 7 y 8 años --- 1958-1959-1968-1978-1985-1986-1994-2002.
  • Dicho período es distinto al solar (de 11 años) por lo tanto (aprox.) cada 4 oleadas ambas curvas (solar-ovni) tienden a armonizarse, ej. Ocurrió oleada 1968 (max solar 1968-1969) y en 2002 (max solar 2001-2002).
  • COMENTARIOS

    De momentos h no hay evidencias y razones para optar por uno u otro análisis de la curva de actividad ovni, ya que ambos están bien estructurados, esto es así por el muy limitado conocimiento del fenómeno y en particular por la aún escasa extensión del registro de actividad ovni.

    Al aumento de intentar hacer predicciones sobre la actividad ovni si usamos el primer análisis, deberemos basarnos en la forma de la curva (el desarrollo de sus picos) y secundariamente, en su duración. Si empleamos este segundo análisis, nos basaremos en duración anual y secundariamente en el despliegue de sus picos (la forma). En este caso nos resultará algo práctica la consideración de las oleadas ya que estamos muy acostumbrados a regirnos por la anualidad.

    Ahora bien, de ser cierto el segundo análisis (anual) cuáles serían sus determinantes?; cómo interactúan la revolución terrestre (en torno al sol) y el fenómeno ovni.

    OLEADAS OVNI

    CRONOLOGÍA


    UFO ZONA CALIENTE AGRADECE A INVESTIGADORES-COLEGAS-CORRESPONSALES-COLABORADORES Y CONOCIDOS- LA VALIOSA COLABORACIÓN PARA PODER AMPLIAR NUESTRAS INVESTIGACIONES, SEA APORTANDO MATERIAL ESCRITO-FOTOS O VIDEOS, MUCHAS GRACIAS A TODOS.

    LIC.ÁNGEL ALBERTO DÍAZ- SOSA MIGUEL ÁNGEL